jueves, junio 20, 2013

Brütal Legend

A ver, lo primero. Soy un fan incondicional de Double Fine. Salvo el Iron Brigade y los juegos de Kinect o de Barrio Sésamo que han hecho lo he jugad todo. También he "invertido" en sus dos campañas de Kickstarter. Porque me parece que son una compañía que sabe hacer juegos divertidos y con personalidad. Y este que hoy nos ocupa derrocha personalidad a raudales. Sólo una cosa que decir: I WANNA ROCK!!!!!!!!

Esto clama Metal por todas partes. Literalmente.

Brütal Legend cuenta la historia de Eddie Riggs, un roadie. No sé si existe un término en español, pero un roadie es el técnico que viaja con una banda para montar los escenarios, afinar las guitarras o solucionar los problemas que surjan en mitad de un concierto. Como dice el propio Eddie, el objetivo de un roadie es hacer quedar bien a otros. Con este protagonista tan peculiar, empezamos nuestras andanzas en un concierto donde el guitarrista mete la pata y es tarea suya arreglarlo. Por desgracia, el complejo escenario se derrumba sobre Eddie, pero cuando su sangre toca la hebilla de su cinturón es transportado a la tierra del Metal. Literalmente. Una tierra donde la música tiene poder, todo el mundo tiene alguna relación con el mundo del rock.

Al llegar, unos monjes intentan sacrificar a Eddie, pero este logra escapar y hacerse con el hacha de Ormagöden, el antiguo dios del metal. Con este hacha y su guitarra, Eddie es capaz de abrirse camino entre los monjes para adentrarse en el mundo de Brütal Legend. Un mundo plagado de referencias al mundo de la música metal. Por ejemplo, todo el paisaje está plagado de monumentos. Los personajes que nos vamos encontrando también tienen bastante relación, como los otros roadies que encontramos, los moteros o los headbangers, una de las primeras unidades que podemos reclutar.

Aunque no es muy realista. Si yo hubiese visto metaleras así lo mismo habría mostrado más interés...

Y digo bien, reclutar. Porque este juego es una extraña mezcla de arcade y juego de estrategia. La mayor parte del tiempo tenemos total libertad para viajar por el mapa en nuestro coche, recogiendo trofeos o haciendo misiones secundarias. La mayoría de ellas consisten en Eddie matando cosas o ayudando a gente a matar cosas. También tenemos carreras contra un demonio coleguilla. Hay cinco o seis tipos diferentes de misiones secundarias, pero son lo suficientemente divertidas como para no hacerse demasiado pesadas. 

Sin embargo, la mayor parte de las misiones principales consisten en un juego de estrategia. Seguimos controlando a Eddie y pudiendo luchar o usar nuestra guitarra para lanzar conjuros. Pero además, también podremos reclutar unidades y darles ordenes, amén de volar sobre la zona de guerra para tener una visión completa y poder dar las ordenes mejor. Estas misiones, como les suele pasar a los juegos de estrategia en los que se es juez y verdugo, no son muy tácticas. Básicamente, se amasan unidades y poco más. Por fortuna, al final no debe haber más de 8 o 9 batallas de estas, porque no son demasiado interesantes.

Ya que pagas, hay que aprovechar...

¿Entonces qué es lo interesante? La historia y la ambientación. Por si no había quedado claro, este juego es una carta de amor al mundo del metal. La historia está llena de guiños y referencias. El paisaje y los personajes respiran y viven del metal. Y además están muy bien desarrollados, cogiéndoles bastante cariño a todos. Para ello ayudan mucho las voces, que empezando por el propio Eddie, interpretado por Jack Black , a todos los secundarios se convierten en todo un ejemplo de cómo aprovechar al máximo voces famosas con bueno diálogos. Hasta Ozzie Osbourne está bien. 

Y la banda sonora es increíble. La original del juego está muy muy bien. Además, cuando vamos en el coche podemos escuchar canciones metaleras que vamos desbloqueando según avanza el juego. Bon Jovi, Ozzie, Kiss, Dragonstone y un montón de grupos más que jamás he oído porque nunca he sido muy fan de este tipo de música. Y sin embargo la de este juego me encanta.

ATENCIÓN!!! POSIBLE PEQUEÑO SPOILER EN EL VÍDEO!!
¿Cómo se podría no adorar un juego que tiene una carrera con esta música? Simplemente perfecto...

En definitiva, este juego es una pequeña maravilla que podría dar muchas lecciones sobre como crear un mundo. Lástima que el aborto de estrategia lo afee un poco. Pero aún incluso con eso merece la pena jugarlo. Especialmente si te va este tipo de música.

TLDR: MUST PLAY!!!

2 comentarios:

Rodrigo García Carmona dijo...

Yo sí he visto metaleras así. :P

Deimar dijo...

Yo también, pero de lejos no cuenta :p